“Tú, yo y todos los demás.” (Miranda July, 2005.)

La vida, sin arte, sería un error.
F. Nietzsche.

Siempre hubo maneras de encontrar las cosas. Lo cierto es que no sé si esta película es especial para mí por lo que significa en mi vida la persona que me la recomendó o porque verdaderamente me parece un bellísimo mosaico que traza la filosofía de una vida artística.

Para entender la película (para saber sobre ella de verdad y no simplemente ver una imagen tras otra a ver si me entretengo) hay que conocer a Miranda July. Es una artista americana polifacética; ha hecho música, protagonizado videoclips, escrito relatos (Shomething that needs nothing, The New Yorker), publicado un libro, se las gasta de actriz en performances multimedia y, como si solo un hombre pudiera ser multi-orquesta al estilo Woody Allen, ella ha escrito, dirigido y protagonizado dos películas independientes (de bajo presupuesto): Me and you and everyone we know (2005) y The future (2011), que cuentan ya con cierto reconocimiento público.

mirand_july

Art by Miranda July.

Los temas tratados en Tú, yo y todos los demás son el amor, el sexo, el arte, la psicología personal del “piensa en positivo, siéntete feliz”, la muerte, la familia y la amistad. Que, en su conjunto, equivalen a los ingredientes para una receta de vida. ¿Pero cómo cocinar..?

Christine (Miranda July) trabaja poniendo el cartel de “Taxi para mayores” (¿acaso no es socialmente evocador este nombre?) en su coche, mientras espera a que su sueño más profundo, ser artista, se cumpla al pasar una prueba de selección para ser expuesta en un macarrónico museo de arte contemporáneo. Un día, acompañando a su anciano amigo Héctor a comprar unas deportivas azul fosforito conoce a Richard, el dependiente de la sección de zapatería del centro comercial… A partir de este incidente/flechazo desencadenante se empezarán a juntar los dos mundos que arrastran consigo una historia coral donde cada personaje soporta un tema de los tantos que trata la película.

La manera en que como guionista trata ciertas cuestiones sociales, y en que como directora las pinta en cada cuadro o frame, es lo que la distingue por encima de todo: lleva a tal extensión el sentimiento de respeto por la muerte que, en vez de mostrarla en un humano, la muestra con un pez recién comprado y dejado a la intemperie en la parte superior de un coche. Para hablar de la irracionalidad de los ritos, se las agencia para que en pleno divorcio Richard-Pam, el pobre Richard se queme la mano delante de sus dos hijos pequeños, Peter y Robby. Para ella, el amor será la metáfora de una manzana a recorrer junto a un hombre: el trayecto de una calle será su vida en común. O, un deseo irracional, como un baile de zapatos: ¡qué mejor manera de sumar uno más uno y que dé una pareja!

hqdefault

Frame of You Me and Everyone We Know, Miranda July.

La personalidad es algo tan variable que uno tiene que recordarse quién es reproduciendo afirmaciones positivas o llevándoselas grabadas en una camiseta-pijama, no se vaya a perder en las imágenes que sobre sí mismo proyectan los demás. Lo que nos mueve por dentro a actuar puede ser algo tan tradicional y conservador como desear una familia y poder darle toda nuestra vida: la pequeña Sylvie oculta algo a sus compañeras de recreo: tiene un ajuar donde guarda manteles, tazas, juegos de sábanas, juguetes y un sinfín de utensilios más para su futura casa familiar. Los mensajes que queremos escuchar pueden estar escritos en los libros de nuestra habitación: solo hace falta buscar las letras correctas. Y es que en esta potente imagen estamos tú, yo y todos los demás.

tu yo y todos

Frame of You Me and Everyone We Know, Miranda July.

¿Qué hacer entonces para que nuestra existencia merezca la pena? Ser tan inocente como Robby, cuando por ejemplo, nos prometen sexo a través de la red y nosotros queremos dar amor. ¿Un niño y una mujer que podría ser su madre? Nos lo creemos. ¿Desvirgarnos acompañadas por nuestra amiga del alma montándonos un trío con un salido? ¡Por dios, Heather y Rebecca! Hay otras maneras válidas y superficiales de iniciarse en el sexo… ¿Cómo afrontar un divorcio y ganarse el respeto a la vez? ¿Cómo hacer arte satirizando su sistematización? ¿Cómo explicar que cuando estás tú la multitud se vuelve espacio vacío y hasta en mi espejo dejo de aparecer yo? ¿Cómo vivir en sociedad y hacer de nuestra voz un eco personal que rebota en todos y nos devuelve nuestra identidad? ¿Cómo cambiar el “joder” rabioso que nos sale y ofusca nuestra visión cuando las cosas no son como queremos que sean?

fuck

Frame of You Me and Everyone We Know, Miranda July.

Miranda July nos da una pista: si nuestra libertad es como un pájaro, y lo encerramos por culpa de los demás en una jaula a modo de cuadro, intentemos colocarla, sea como sea que esté, en el lugar que nosotros creemos que le corresponde. ¡No nos supeditemos y contribuyamos a esconderla!

Sin título

Frame of You Me and Everyone We Know, Miranda July.

Tal vez solo así la expresión de nuestra vida sea, para el contemplar de los otros, una bella obra de arte.

Miranda July

Photography Art, Miranda July.

¡No os la perdáis! No os quedéis solo con mis palabras: clickear. Cada experiencia en primera persona es diferente. ¿Por qué?

“Things I Do Not Understand And Definitely I`m Not Going To Talk About.”
Miranda July.
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Miranda July, Tú yo y todos los demás y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Tú, yo y todos los demás.” (Miranda July, 2005.)

  1. Azzurra dijo:

    Right!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s