“Nuestro Hogar” (Wagner de Assis, 2010)

Y si este momento pasara…
¿Cuántos años serían necesarios para reconstruir un instante?
Wagner de Assis

Antes de introducirnos en “Nuestro Hogar” cabría desempolvar y sacar el concepto de metafísica del cajón de sastre filosófico: no es ciencia, ni fe o creencia religiosa; la metafísica es una rama de la filosofía que se ocupa de lo que se esconde tras la realidad física, de ese algo que es o está más allá de la cosas físicas, de esas estructuras o componentes trans-físicos en el sentido de realidades que no solo serían de esencia no física, sino que constituyen un orden o mundo esencialmente distinto al mundo físico. Y esto es importante, porque hablar de “Nuestro Hogar” es hablar de una metafísica espiritualista (esta metafísica contempla bajo la semántica del término “espíritu” a la razón y a las ideas como realidad trans-física; frente a la metafísica materialista, que afirma que la materia es el constitutivo último irreductible de toda realidad. El materialismo atomista de Demócrito es un ejemplo de metafísica materialista, según éste lo real estaría formado por dos elementos últimos: los átomos y el vacío).

La naturaleza de Giorgio de Chirico. Pintura metafísica, movimiento artístico italiano.

“La naturaleza”, de Giorgio de Chirico.
Pintura metafísica, movimiento artístico italiano.

El filme supone una adaptación cinematográfica del libro Nosso Lar del médium brasileño Chico Xavier. Un hombre que jamás admitió ser el autor sus libros, en tanto que actuaba como un canal escribiendo las palabras que los espíritus le dictaban, y que jamás cobró un duro por las ventas. Sus beneficios siempre fueron donados a instituciones que cumplían con labores humanitarias.

En él se nos cuenta la historia de André Luiz, un hombre como cualquiera, con una familia, y doctor de profesión, que fallece de repente y se descubre en el umbral, una especie de purgatorio donde no tienes conciencia de tiempo ni espacio.icono wordpress ¿Qué le aguardará su viaje?

De sentirse como un juguete de fuerzas que no se comprende a sí mismo y desconcertado ante el horror de lo que está experimentando, y ante el eco que le señala y culpabiliza de suicida, nuestro protagonista, auxiliado por los sanadores y tras sus más sinceras súplicas por obtener de algún modo inefable clemencia, entrará en el mundo que le aguarda tras la muerte, y al que todos llaman nuestro hogar.

Para de imagen La puerta de Nosso Lar.

Para de imagen
La puerta de Nosso Lar.

Se trata de otro lugar, similar a la Tierra, organizado a través de polis que son distintos Ministerios (de Regeneración, Elevación, Gobierno, Reencarnación, Esclarecimiento y Comunicación etc.) dirigidos por ministros y visitados por las almas en el kairós o momento oportuno para ellas. Las cosas allí funcionan por méritos: se premia el trabajo que va en pos de la evolución del sí mismo y el dinero no existe.

Captura

Parada de imagen: Lisias y André

Los recién llegados pasan por fases de rehabilitación y de educación espiritual bajo el control de guías sanadores más avanzados. En el caso de André, será Lisias quien lo acompañe hacia sus respuestas, lo cobije en su casa y lo ayude a traspasar su vocación de médico terrestre a sanador espiritual.

Con un tinte cómico que desde el principio baña en humildad y humanidad a la película, con chistes de la talla “Soy ateo, ¡Gracias a Dios!”, o “el agua de la paciencia” que acalla el parloteo mental y deja dormir en paz a los demás; se nos muestra a la progresiva catarsis de André que poco a poco reconoce el valor de los pensamientos y sentimientos y renueva su energía admitiendo su imperfección y alcanzando sus metas con nuevos valores adquiridos tras ir descubriendo las verdaderas revelaciones del sentido de su existencia.

Su fuerte anagnórisis, que al tiempo aturde al corazón del espectador, viene dada por la relación que mantiene con un personaje curioso, Amelia: y es que no siempre nuestros amigos o familiares nos acompañan en lo decisivo, y sí aquellas personas que menospreciamos desde nuestra imparcialidad humana.

André, acompañado de otros personajes que también son ejemplos de lo que se siente en ese más allá: los hay que quieren volver a nacer por amor, los hay que quieren venir siendo fantasmas para ver las huellas en un presente terrestre de lo que fue su pasado, los hay que no quieren salir del umbral, los hay que se quieren quedar para siempre en aquel hermoso lugar… Sopla posibles respuestas, a través de una ficción que se cuestiona como fantasía, a esa gran incógnita aún sin resolver desde el más acá: ¿A dónde van los que ya no están..?

Parada de imagen

Parada de imagen:                 luz viajando.

Con experiencias reales como soporte ficcional, como la que fuera la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) o alusiones a personajes históricos como Publio Cornelio Sura o Jesucristo se nos muestra cómo “el servicio aparece cuando el servidor está preparado” y cómo sería el que la vida continuase después de la muerte en un nuevo hogar lleno de “efectos especiales”.

Si estás interesado en ver por una cerradura lo que has leído, a continuación te dejo el link de la película completa en versión original y subtitulada en español. Y si aún después de verla el gusanillo de tu estómago sigue teniendo hambre, te dejo también otra información: un reportaje sobre el más allá publicado en la revista Año cero nº 289, que viene muy a cuento.

(Y… Recuerda que pulsando Ctrl + simultáneamente en tu teclado activas
un zoom que te permite leer y navegar por el archivo Pdf a tus anchas). 
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Nuestro Hogar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Nuestro Hogar” (Wagner de Assis, 2010)

  1. Fran Otero García dijo:

    Que lugar más bello, es una maravilla encontrar joyas como éstas que te van dando aliento en el camino del mundo… el análisis me enganchó ya para verla, muy bien redactado, esclarecedor y lleno de relaciones para seguir investigando, un apoyo muy rico al visionado, muchas gracias por el descubrimiento!!
    Me quedé pensando que haría yo en un lugar como ese… no necesitarán cocineros??

    Le gusta a 1 persona

  2. M. dijo:

    Es posible, pero tú sabes que no eres cocinero… Yo creo que allí te tocaría representar otro tipo de papel… Guiño, guiño.

    ¡Gracias por comentar!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s