Crítica de “Powder” (Victor Salva, 1995)

¡Triste época la nuestra!
Es más fácil desintegrar un átomo que un projuicio.

Albert Einstein

Abran sus ojos y descubran a Jeremy Reed. ¿Tienen miedo de lo que ven? ¿Sienten rechazo hacia él y no acaban de averiguar por qué? ¿Qué pasaría si detrás de una apariencia albina se escondiese el hombre más asombroso de todos los tiempos?

Si les gustan las historias humanas con moralejas, la ciencia (¿”mágica”?) y advierten que la energía subyace a todo cuanto existe, y que gracias a ella uno bien podría llegar a mover una cuchara al estilo Matrix, leer los pensamientos, transferir sentimientos y sentir el más allá…  Si no consideran que la hipermnesia es una enfermedad, sino un don sobrenatural, y pagarían por recordar incluso su período fetal; si lo que buscan es sensibilidad, dejen que esta película les alcance como un rayo.

Victor Salva hila en el filme la historia de Jeremy: su vida fue una circunstancia extraña incluso antes de nacer, y por supuesto, nada fácil. Con una hipersensibilidad cargada de energía tendrá una visión del mundo menos acotada que la del resto de los mortales, aunque no por eso se creerá Dios. En vez de declararse fuerte, se volverá de lo más vulnerable en este planeta donde todo se paga, incluso el mero hecho de ser diferente. Aún rechazado hasta por las personas que ama, defenderá con valentía su moralidad y su yo interior, entregándolo hasta el final.

Powder es el Jeremy de Victor Salva, un ejemplo de que el hombre inteligente no se deja vencer por la maldad, sino que la cura con más bondad todavía. Una dulce ficción que supone un ejemplo de la locura contradictoria en la que vive el hombre: si bien pudiera decirse que Victor Salva tuvo una vez un sueño feliz y consiguió hacer cine con él –y otros tantos-, también hay que decir que su vida real es oscura y está marcada por delitos de abuso sexual a menores que lo condujeron hasta la cárcel.

Jeremy, un personaje que no se olvida.

Jeremy, un personaje que no se olvida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crítica, Powder y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s