Teleología.

Me gusta la palabra teleología. Suena a distancia: a muchísima distancia. A altura. A infinito. A inabarcable… Menos mal que lleva una ele, porque sino parecería que hablamos de Dios.

La teleología es la rama de la metafísica que estudia el fin o propósito de algún ente. Por lo que, entendida literalmente, podríamos definirla como la doctrina filosófica de las causas finales.

Aristóteles decía que las historias empiezan por el principio y acaban por el final. Y para explicar algo tan evidente (en principio) escribió la Poética, todo un señor manual para cualquiera que pretenda ser escritor. Pues bien: “hágase el blog”. Pero… ¿Sobre qué? Porque el blog en sí es solo un recipiente y hay que verter un contenido. Hablemos de cine.

Pero no de cualquier cine.

Hablemos de ese cine que hipnotiza. Del que viaja de la pantalla hacia tu ser interior. Del que te hace preguntar, y te da posibles respuestas. Del que a veces ¿des?-califican como de drama o ciencia-ficción. Hablemos en pos las películas que se atreven a usar las historias para hablar del sentido. Hablemos de las películas que jamás vamos a olvidar. Hablemos de lo raro, pero universal. Hablemos de esos guiones que te dejan una semilla implantada, y en algunas ocasiones hasta la duda de si la habrás entendido bien o mal. Hablemos de las historias que transmiten un valor ideal y personal del autor. Hablemos de esas películas cargadas de filosofía, entendiendo por filosofía “al borde del conocimiento en lugar de amor por el conocimiento”. De las que nos regalan un pensamiento nuevo sobre la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral, la belleza, la mente o… El lenguaje.

“Mi mamá dice que la vida es como una caja de bombones,
nunca sabes qué te va a tocar…” (FORREST GUMP, 1994)
 

Hablemos de ese cine, al que no quiero adjetivar a los cuatros vientos como filosófico porque no existe este género cinematográfico como tal. Pero que, sin embargo, solo llamándolo así  podríamos entendernos tú y yo si quisiéramos recomendarnos alguna película y acertar.

Te invito a compartir la experiencia que supone ver una película dentro de este marco, y te pregunto por cuáles serían los filmes que enunciarías tú como ejemplos si yo te dijera en persona ¿cuál es el cine filosófico? Te invito a debatir impresiones, sensaciones, adivinanzas y mecanismos siempre personales desde el punto de vista expectante que supone a veces el hecho de montarse una película viendo la película de otro.

Bienvenido a Película en mente. ¿Estás pensando en lo mismo que yo..?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s